Las nuevas Tendencias de Oficina

Elegir la tenida ideal puede resultar una odisea en la que muchas aciertan y otras naufragan. La meta: ser sofisticada sin abandonar la frescura y comodidad necesarias durante varias horas.

Los Looks de oficina poseen un código cuyo ADN distintivo implica profesionalismo, eficiencia y éxito sin abandonar la femineidad. Seriedad no es sinónimo de aburrimiento ni de utilizar únicamente negro, azul o eternos sastres que resultan una buena opción, aunque no la única. La moda llega a los espacios ejecutivos, pinta de colores cada ambiente, agrega texturas, permite algún brillo espontáneo y aplaude la osadía de una mujer que va más allá de los clásicos cánones laborales.

La profesional de hoy debe aplicar lo que ve y le gusta a su vida diaria, sabiendo que sentirse cómoda y lucir fabulosa es posible. No es necesario dejar de lado los rasgos de cada personalidad y disfrazarse de alguien que no se es. Una puede lucir refinada y llevar ‘outfits’ que demuestren una imagen seria y comprometida con el trabajo, sin que eso incluya perder la gracia y coquetería natural. Es decir, sin que eso prive a una mujer de llevar a la oficina un pañuelo en animal print, una cartera roja o amarilla, unos stilettos azules o en color block, accesorios con toques de neón, chaquetas de tweed, pantalones al tobillo, las uñas de color uva y, en sí misma, una gama indefinida de antojos ‘trendy’.

Para Francisca Cienfuegos, ‘brand manager1 de la marca Brooks Brothers, una mujer que trabaja puede ser clásica y tomar en cuenta los colores, el uso de volados en las blusas, tableros en las faldas, estampados florales, pañuelos de seda y detalles sofisticados como botones dorados en algún càrdigan o blazer.

Así, piezas básicas como pantalones en tonos azul marino, beige, gris o negro son infaltables. Sin embargo, optar por alguno en verde militar, marrón o violeta oscuro resulta una elección igualmente favorecedora. Para esta temporada de primavera-verano, los que tienen el largo hasta el tobillo son prioridad, pues dejan ver por completo los zapatos y estilizan la figura de forma maravillosa. Además se perfilan en tonos celestes, rosados, verdes y blancos.

Llevarlos a la oficina, en días más luminosos, entonará perfecto con blusas blancas o estampadas, chompas ligeras en jersey y tacones bajos o altos.

Los vestidos de estilo camisero funcionan muy bien para ir a trabajar. El largo ideal es hasta la rodilla, entallados en la cintura por una correa o un cinturón de tela que termine en un lindo lazo, con pantis en color natural o negras que hagan contraste al lado de un par de zapatos acharolados en rojo vino, negro o marrón chocolate. Los estampados permitidos son de trazos pequeños, no aquellos que muestren dibujos llamativos. La manga tres cuartos resulta la más femenina de todas y permite mostrar accesorios sutiles representados en pulseras o relojes en diversas escalas de metálicos.

FORMALIDAD Y GLAMOUR. Las blusas de lazo vuelven y resultan ultrasofisticadas y femeninas. En colores enteros, piezas impresas en lunares, motivos que evoquen la naturaleza, rayas, figuras geométricas y texturas suaves.

No hay que olvidar aquellas fechas en que un coctel de oficina demanda asistir más regia que nunca. Aquí no cabe exagerar ni confundir la cita con una salida a discoteca. Un vestido será la opción más atinada, de largo midi y entubado —sin que ello sea sinónimo de apretado— o en corte ‘A’ con tableros perfectamente definidos o pliegues alegres que no soslayen las curvas femeninas.

Para sellar con libertad creativa la frescura de una mujer, el maquillaje no puede ser recargado. Y si de accesorios se trata, Las carteras maxi son las mejores amigas para cargar con todo lo que haya que llevar. Los pañuelos causan furor esta temporada porque le cambian la cara por completo a cualquier look y son funcionales. Los zapatos representan el as de la victoria: de punta redonda o estrecha, de todos los colores haciendo equilibrio de contrastes con el resto de prendas, con tacones muy altos o recatados y con forma de stilettos o ‘booties’.

Cada mujer puede interpretar el día a día a su manera, pero aquella que tenga una actitud segura y el conocimiento necesario sobre cómo arreglarse, obtendrá grandes resultados.

Fuente: Correo

Deja una respuesta