EL REGRESO A LA OFICINA: ALGUNAS CONSIDERACIONES QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA

La seguridad psicológica deberá ser parte de la estrategia de la organización. Asimismo, el lider tendrá que mantener un estilo de comunicación muy cercano, a gestionar de manera óptima la seguridad psicológica y la salud de todos los colaboradores.

Janeth Mendoza,
Talent Promoter de LHH DBM Perú

La pandemia del Covid-19 cambió el escenario del trabajo, algunas empresas continuaron con el trabajo presencial (por la naturaleza del negocio), otras 100% virtual y en un tercer escenario bajo un modelo de trabajo denominado híbrido (mix presencial y virtual). Este último modelo implica que tengamos colaboradores trabajando en remoto y otros de forma presencial, según Janeth Mendoza, Talent Promoter de LHH DBM Perú.

¿Cómo motivamos a quienes deban estar más tiempo de forma presencial?  ¿Cómo planificamos la transición del retorno a la oficina?, ante ello, la especialista recomienda lo siguiente:

  1. La seguridad psicológica como pilar de todo modelo de desarrollo humano que deberá ser parte de la estrategia de la organización, si deseamos contribuir con mejores resultados para la compañía y sobre todo más duraderos, lo cual implica iniciar por el cuidado de los colaboradores.
  2. El regreso a la oficina implicará un tiempo de adaptación que debemos cuidar y gestionar adecuadamente, así como convivir con la emocionalidad de los colaboradores que estén más tiempo bajo el modelo presencial que en un contexto híbrido.  
  3. Este contexto, se invita al líder a mantener un estilo de comunicación muy cercano, a gestionar de manera óptima la seguridad psicológica y la salud de todos los colaboradores, y tambien a crear nuevas políticas acordes al momento y sobretodo a gestionar y fomentar una sola cultura a pesar de tener modelos diferentes de trabajo. La principal fuente de motivación será la que le brinde el líder, este contexto pide y reclama un líder más humano, más flexible con un estilo que implique un alto grado de adaptación para gestionar equipos y emociones diversas, tomando en cuenta que la pandemia nos llevó a conectar mucho con nuestras familias y a regresar a las necesidades básicas de todo ser humano.

Asimismo – precisó- el escritorio o puesto de trabajo pierde protagonismo bajo este contexto, ya sea de trabajo híbrido o 100% remoto. Será necesario dejar de pensar en nuestras oficinas con un layout teniendo en cuenta la cantidad de colaboradores versus el espacio para pensar en espacios más efectivos donde se genere mayor conexión y una mejor experiencia del colaborador. Donde se encuentren una mayor eficiencia en el uso del metro cuadrado incluyendo espacios más flexibles y que generen mayor sincronía con la comodidad, la comunicación y conexión que implica, generándose la necesidad de adaptarse y encajar en cualquier lugar que estemos.

“Definitivamente se necesitarán espacios más abiertos y coloridos no solo en el estricto significado físico, sino y sobre todo colorido en lo emocional a fin de que se convierta en un hogar más que solo un trabajo”

Janeth Mendoza, Talent Promoter de LHH DBM Perú