OPINIÓN: “CÓMO DESPEJAR LA MENTE EN LA OFICINA”

Suele pasar que los días avanzan y el cansancio se va acumulando. Llega el fin de semana y dos días no son suficientes para recargarnos de energías y ya es lunes otra vez. La rutina nos agobia, el trabajo se intensifica y no vemos cuando acabar.

Aunque no lo crean eso va cargándonos y sin darnos cuenta también va afectando nuestro estado de ánimo y disposición tanto hacía el trabajo como hacía nuestros colegas, compañeros e incluso hasta hacía nuestros clientes.

Y como no podemos permitir que eso suceda y llegue a afectarnos hasta un punto que melle nuestra imagen, afecte nuestros resultados, ni mucho menos nuestras relaciones laborales o de negocios, aquí les propongo algunos métodos de distensión para que pongamos en práctica y que además nos servirán como fuente de re-conexión con nuestra creatividad, re-enfoque y hasta de relajación.

1) Sal a caminar
Una vuelta a la manzana o unos diez minutos de caminata será más que suficiente. Si por tu oficina hay un parque cerca mejor aún. Respirar algo de aire fresco, ver algo de naturaleza, o caras nuevas, será muy refrescante y relajante. Cuando te sientes bloqueado por algún tema, el despejar la mente un rato te ayuda a tener una nueva perspectiva. Podrás regresar a continuar con tus labores con una renovada energía.

2) La hora del café
Ahora que tenemos tanta oferta de cafés por la ciudad, puede ser una buena excusa. Tomate unos 10 o 15 minutos a media mañana o media tarde para salir un rato a tomarte esa taza de café. De preferencia, aprovecha en salir caminando y si te es posible siéntate a tomarlo y disfrutarlo. No solo te dará energías por la cafeína si no que el ambiente te ayudará a distraerte un rato. Puedes aprovechar para leer un poco de noticias, tal vez una revista o conversar con algún colega o amiga que no ves muy seguido.

3) Almuerza fuera de la oficina
Tal vez sea una buena idea llamar a esa amiga que nos ves muy seguido y quedar para almorzar. Pónganse al día, conversen de temas divertidos, alegres y positivos. Nada mejor que pasar un buen rato conversando de temas nada estresantes. Estoy segura que regresarás a la oficina con una sonrisa en los labios.

Otra opción que les recomiendo y que he podido probar recientemente, es tener un almuerzo ligero y rápido a un lugar con una linda vista. Busca lo que tengas más cerca. Puede ser el malecón frente al mar, el último piso de tu edificio, un parque, etc. De compañía puede ser un buen libro, tu música favorita, o quizás sólo hacer un poco de meditación (si no sabes hacerla, prueba solo respirar y concentrarte en tu respiración). Esto te ayudará a inyectarte de buenas vibras y positivismo.

4) Has un alto en tus labores para hacer ejercicios.
Cada vez son más las oficinas que están implementando esta buena rutina. Mientras tanto, puedes hacerla tú, y por qué no, hacerla con todo tu equipo también. Una pequeña rutina de ejercicios en la oficina son extraordinarios para despejar la mente, corregir nuestra postura y estirar el cuerpo. Además nos ayudan a re-enfocarnos en nuestras labores y a no caer en el la desconcentración.

5) Navega en internet
Con internet a nuestra disposición es muy sencillo buscar algo interesante que leer. Noticias, tu blog favorito, cualquier tema que te aporte en tu formación profesional o personal, que te nutra en conocimientos. Existen incluso muchos cursos online y libros que puedes ir leyendo por partes.

Personalmente, les recomiendo las meditaciones de un minuto de http://www.onemomentmeditation.com/ son lo suficientemente cortas para no dormirse, pero si para relajarse y volver a la carga con otra disposición.

Estas son sólo algunas ideas que podríamos poner en práctica para despejarnos en momentos de agotamiento o estrés en nuestra jornada laboral. Por supuesto no son las únicas y pueden haber muchás más, todo dependerá de cada uno de nosotros y lo que mejor nos acomode.

La idea principal es buscar liberarnos un poco de esa carga que a veces no nos permite avanzar de manera productiva y eficiente. Como saben nosotros expresamos por fuera cómo nos sentimos por dentro y es fundamental proyectar la mejor imagen de nosotros mismos, incluso en los momentos de sobre carga y estrés, que ya todos sabemos, son inevitables en nuestra vida laboral.

Lo ideal es complementarlo también con actividades fuera del horario laboral, como el deporte, la meditación o cualquier hobbie que encuentres liberador. Y si realmente se vuelve algo inmanejable, tal vez sea momento de pedir ayuda o quien sabe, unas vacaciones, no estarían de más!

Por: FIORELLA GARCIA-PACHECO

http://www.divinaejecutiva.com/
fiorella@divinaejecutiva.com