EJECUTIVAS MEXICANAS SUFREN MÁS “BURNOUT” QUE VARONES

En México, las mujeres ejecutivas están significativamente más satisfechas con la vida, en relación con sus pares varones; sin embargo, en el ámbito laboral, ellas presentan mayor agotamiento, o lo que se conoce como “burnout”, así lo dio a conocer el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

“La combinación entre la vida familiar y el trabajo explica los niveles más altos de agotamiento en las mujeres”, explicó la Dra. Beatriz Quintanilla Madero, autora del estudio ¡No aguanto más! Prevenir el burnout y promover el engagement, el cual forma parte de las investigaciones que se realizan en el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) del IPADE.

El estudio, realizado a 66 ejecutivos y ejecutivas mexicanos, da cuenta de los factores que producen agotamiento, falta de eficacia y distanciamiento emocional en el trabajo (burnout) y los que contribuyen a que los directivos y colaboradores puedan experimentar un estado de vinculación positiva y estén plenamente comprometidos con el trabajo (engagement).

“Las diferencias que se han encontrado entre hombres y mujeres emergen principalmente de los modos como son vistos de manera tradicional en sus diferentes roles, éstos llevan a la discriminación de la mujer que, aún en niveles directivos, se manifiesta con la obtención de menores sueldos, la poca disposición de las empresas para contratarlas en puestos de dirección y menos programas especiales para entrenarlas”, comentó Maricarmen Bernal, directora del CIMAD.

EJECUTIVAS MEXICANAS SUFREN MÁS “BURNOUT” QUE VARONES

Entre los datos que arrojó el estudio, destaca que 50% de los hombres y 59% de las mujeres de la encuesta reportaron trabajar los fines de semana. Además, 62% de los entrevistados dijo dormir bien, pero de este porcentaje, predomina más el dormir bien entre los directivos hombres (63%) que entre las mujeres (61%).

“Los directivos suelen tener altos niveles de engagement y están más motivados a llevar a cabo su trabajo, ya que tienen otra visión de la organización, más control sobre diversas situaciones, mejores ingresos, estatus y poder”, destacó Beatriz Quintanilla.

La investigación señala que el agotamiento se produce como consecuencia de crisis sucesivas de eficacia, falta de confianza en las propias competencias, altas demandas y pobres recursos laborales, de tal modo que a mayor dependencia económica y menor ingreso, existe más agotamiento.

“En el ámbito ejecutivo, los hombres ganan más que las mujeres, viajan más y pasan más años en un puesto directivo, en promedio 11 años, mientras que las mujeres lo hacen sólo por 5 años”, señaló Maricarmen Bernal.

El burnout, señalaron las académicas, se puede prevenir con la utilización de estrategias personales o de la organización, que dependen primero de la identificación del problema, o combinando estrategias tanto individuales como organizacionales.

“Los empleados que generalizan emociones positivas desde el trabajo a casa, o viceversa, y que experimentan una conciliación positiva entre trabajo-familia, tienen niveles más altos de vinculación psicológica y mayor engagement”, agregó Bernal.

Beatriz Quintanilla indicó que promover el engagement dentro de la organización (conseguir altos niveles de energía y una fuerte identificación con el propio trabajo) “implica consecuencias positivas tanto para la organización como para el individuo, ya que habrá mayor satisfacción laboral, mayor compromiso organizacional, baja intención de abandono de la empresa, mejor desempeño en el trabajo y más salud”.

En ese sentido, Maricarmen Bernal reiteró que “los altos niveles de satisfacción, a pesar del mayor agotamiento, se relacionan con la capacidad para combinar la vida familiar y laboral. Asimismo, los altos niveles de eficacia profesional tienen una correlación positiva con la escala de autoestima y satisfacción con la vida”.