BUMERAN: MUJERES PERUANAS GANAN MAYOR PARTICIPACIÓN PROFESIONAL GRACIAS A HABILIDADES BLANDAS

A pocos días de la celebración por el Día Internacional de la Mujer, Bumeran, la plataforma de búsqueda y publicación de empleos líder en Latinoamérica, y Adecco, la empresa especializada en soluciones de gestión humana y uno de los principales clientes del portal, revisan cómo se encuentra la participación de la mujer en el mercado laboral de nuestro país.

Para el director comercial de Bumeran, Freddy Kamt, este último año se ha podido observar cómo la mujer peruana ha ido abriéndose camino con mucho mayor celeridad hacia puestos de liderazgo en las empresas, gracias a que por lo general tienen un mayor desarrollo de habilidades blandas como la inteligencia emocional, la empatía, las destrezas comunicativas y de relacionamiento, que no sólo son muy valoradas en cualquier cargo, sino que hoy son imprescindibles en posiciones de gerencia.

“Aunque en Perú la participación en estos puestos continúa siendo un terreno predominantemente masculino, el mayor desarrollo de habilidades blandas que usualmente tienen las mujeres sobre los hombres, y que son muy importantes para el desempeño en las gerencias donde se necesita, por ejemplo, una buena gestión del estrés, está permitiendo a las peruanas escalar -en mucho mayor medida- hacia posiciones de liderazgo”, dice Kamt.

Para Alejandra Osorio, especialista en consultoría y capacitación de Adecco, esta tendencia no solo repercute positivamente en el desarrollo profesional de la mujer, sino también en la construcción de un adecuado clima laboral, que a la larga siempre se va a traducir en mayor productividad para las empresas.

“Estudios globales como el de ´Joy, Carter, Wagener and Narahyanan´ indican que empresas que han contado con una mayor participación femenina en sus directorios lograron 42% más de retorno sobre sus ventas. Esto en buena parte se debe a la inteligencia emocional con que la mujer maneja al equipo, en contraste con el estilo de dirección, quizá más pragmático del hombre. Por eso es muy importante la diversidad y justa proporción de géneros en cargos de dirección”, comenta Osorio.

La representante de Adecco agrega, además, que otro hito importante en el desarrollo laboral de las mujeres peruanas es su interés por áreas en las que hasta hoy han tenido muy poca participación. “Tradicionalmente las vemos ocupando posiciones más vinculadas al soporte administrativo y organizacional de las empresas, como en las áreas contables, de postventa, recursos humanos y atención al cliente, por ejemplo. Pero hoy existe una real apuesta femenina por cargos en programación, tecnologías de la información o las mismas ingenierías, que más bien intervienen directamente en los procesos de producción de las empresas”.

Esta tendencia se puede ver reflejada en las profesiones que las peruanas más jóvenes están prefiriendo seguir. Data del 2017 del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo muestra cómo las jóvenes que acceden a estas becas han comenzado a postular a carreras menos comunes para el género, como ingeniería ambiental, administración de sistemas, administración de empresas y negocios internacionales, con las que buscan sobresalir en el competitivo mercado laboral de hoy.

Además, su desempeño por culminar con éxito una carrera y por seguir especializándose es otro de los factores que les está permitiendo ganar mayor reconocimiento en el trabajo. Información del Pronabec muestra también cómo están aprovechando mejor oportunidades de estudios como las que brinda el Pronabec, donde ya en el 2016 se registró que 6 de cada 10 becarios de sus programas de pre y posgrado han sido mujeres, mientras que en el 2012 esta cifra era casi a la inversa: 7 de cada 10 eran hombres.

En cuanto a las acciones que vienen realizando las empresas para apoyar un clima laboral más equitativo, Alejandra Osorio de Adecco refiere que, aunque aún hay mucho camino por recorrer, “sí se ha avanzado en términos de reconocer que las empresas deben brindar igualdad de condiciones para todo su equipo profesional y la incorporación de indicadores de equidad en cada vez más organizaciones es una muestra de ello. El hecho de que midamos nuestra brecha de género desde todas las perspectivas, nos permite tener una idea clara de nuestros puntos de partida para definir una hoja de ruta orientada a la mejora. Además, tanto desde la empresa, como desde el estado, se está procurando dar ciertos requerimientos que facilitan la inclusión de la mujer al mundo laboral, como la implementación de lactarios para las trabajadoras que son mamás, por ejemplo”.

Freddy Kamt de Bumeran sostiene, por otro lado, que gracias al impulso de las políticas de Estado en términos de empleabilidad y la preocupación de las empresas por gestionar su marca empleadora, “especialmente en las corporaciones más consolidadas ya se ofrecen beneficios vinculados a un clima laboral que integran las necesidades de las mujeres, como la implementación de guarderías dentro de la empresa, horarios más flexibles u opciones de home office durante el periodo de lactancia, entre otros beneficios”, finaliza.