MITOS Y VERDADES SOBRE LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA

  • 15 de cada 100 parejas sufren problemas de infertilidad

  • Los tratamientos de fertilidad han aumentado en un 30% en los últimos cinco años

Si bien hay una mayor apertura para hablar de la infertilidad y los tratamientos han aumentado en un 30% en los últimos cinco años, la mayoría de parejas aún no se siente en confianza de compartir sus dudas y temores sobre ello. Existen muchos mitos y creencias erróneas alrededor de los tratamientos de reproducción asistida, que infunden confusión y temor.

Estos son algunos ejemplos que el equipo de NiuVida, centro especializado de fertilidad, tratará de desmitificar:

Con el tratamiento de reproducción asistida puedo tener más de un hijo. Años atrás, una mujer sometida a estos tipos de tratamientos podía salir embarazada de gemelos debido a la transferencia de varios embriones a un óvulo. En la actualidad, el avance de la tecnología les permite a los médicos optar por realizar la transferencia única, anulando la posibilidad de embarazos múltiples.

Debo esperar un año de intentos fallidos para consultar al doctor sobre una posible infertilidad. No es del todo cierto. Si la mujer tiene 35 años o más y lleva seis meses intentándolo sin poder conseguirlo debe ir cuanto antes al doctor. Si es más joven puede esperar hasta el año.

Con la reproducción asistida los niños pueden nacer prematuros y con bajo peso. Los estudios científicos no han podido comprobar nada. Todo ha quedado en el campo especulativo. Sin embargo, se pueden encontrar estos problemas tanto en niños concebidos por reproducción asistida como en los que no.

Un hombre que ya ha sido padre no tendrá problemas de fertilidad. Los hombres, al igual que las mujeres, a edad avanzada tienen más problemas para tener hijos debido a que el número y la calidad de sus espermatozoides disminuyen. El que haya tenido hijos antes no lo eximen de los problemas de fertilidad futuros.

Las enfermedades de transmisión sexual afectan la fertilidad. Es cierto, pero depende de la enfermedad. La gonorrea y la clamidia son las que más afectan la fertilidad debido a que, en un estado avanzado, pueden ocasionar daños en las trompas de Falopio, útero u ovarios.

El estrés afecta la tasa de éxito de la reproducción asistida. Las causas de la infertilidad suelen ser físicas, pero en algunos casos, muy atípicos, el exceso de estrés y ansiedad pueden producir alteraciones hormonales que llegan a inhibir la ovulación. De igual manera sucede en el caso del hombre.

La lista de mitos es larga, pero resolverlos es vital para que más personas logren ser padres con ayuda de la ciencia. Para los especialistas de NiuVida, las parejas siempre deben consultar con un especialista antes de someterse a cualquier método. “Hoy la tasa de éxito de estos tratamientos llega al 90%, haciendo posible que más hombres y mujeres logren ser padres”, puntualiza.