ENTREVISTA A ELIZABETH GALDO, DIRECTORA EJECUTIVA DE FUNDACIÓN TELEFÓNICA

“ESTE AÑO INVERTIREMOS S/. 50 MILLONES Y BENEFICIAREMOS A 617 MIL PERSONAS”

Es abogada de profesión, pero es amante de los casos sociales. Elizabeth Galdo, Directora Ejecutiva de Fundación Telefónica, nos cuenta los cambios que se han dado en la fundación a lo largo de estos años, los planes que tienen para este año, así como del presupuesto que reciben como organización para llevar al éxito cada uno de los programas que desarrollan en Perú.


¿Cómo es el trabajo en Fundación Telefónica?
Es un trabajo muy lindo, pero también muy sacrificado porque tiene proyectos en todo el país que demanda nuestro desplazamiento a diferentes localidades peruanas.
Con tantos proyectos, deben haber cosechado satisfacciones…
Sí, así lo sentimos, no solo porque nos llena el alma sino también porque reconocen nuestro trabajo. En Noviembre del año pasado nos entregaron un galardón, el Premio de Creatividad Empresarial en la categoría de Educación, fue durante la ceremonia de la edición 21 de Creatividad Empresarial 2016.
¿Qué significó para ustedes ese premio?
Un reconocimiento a nuestro esfuerzo, era un proyecto que habíamos trabajado por 3 años y que justo el año pasado logramos llevarlo a una escala mayor y con excelentes resultados, sobre todo en los lugares muy alejados del país.
Deben haber acumulado muchos galardones…
Sí, pero han sido reconocimientos al esfuerzo de todos los que formamos parte de Fundación Telefónica. El año pasado cumplimos 20 años desarrollando proyectos sociales, de educación y de voluntariado con una inversión total de 320 millones de soles.
Este año cumpliremos 21 y mirando atrás hemos visto que hemos evolucionado en el tiempo. Hace 20 años no existía Internet y empezamos con trabajos para revalorar los patrimonios históricos del país con una inversión de 5 millones para la Catedral de Cusco.
Después, a medida que ha venido apareciendo la tecnología y que hemos visto lo importante que era para apoyar la educación, decidimos fortalecer los proyectos de educación, donde por supuesto que hoy incluye tecnología, la misma que obviamente va acompañada de capacitación para los docentes.
¿Y cómo hacían antes cuando no había internet?
El apoyo a la educación era distinto. Teníamos un programa pro niño- que buscaba erradicar el trabajo infantil a través de la educación. Pero en ese entonces nos focalizábamos en dar talleres a niños y en trabajar con las escuelas y los padres porque ese es un tema muy ligado a patrones culturales. Otra de las cosas que desarrollábamos eran los talleres de reforzamiento escolar, reparto y apoyo de mochilas, útiles escolares. ¡Era un apoyo distinto!

¿Qué tanto ha cambiado?
Mucho, hoy la tecnología ha tomado mucha importancia, y hemos desarrollado proyectos justamente para aprovecharla. Por ejemplo, cuando visitamos provincias, nos dimos con la sorpresa que los colegios contaban con donaciones del gobierno peruano, que eran básicamente computadoras, pero estaban guardadas en sus respectivas cajas y completamente selladas. Cuando vimos esto, pusimos en marcha proyectos como el Aula Móvil, uno que funciona actualmente en diferentes zonas del país de forma simultánea.
¿Cómo han logrado que cada proyecto sea exitoso?
Incluyendo varios componentes: humano, liderazgo y alianzas. Nosotros, por ejemplo, logramos formar alianzas con los gobiernos regionales, locales y con las diferentes Direcciones Regionales de Educación. Eso ha permitido que en el caso del Aula Móvil llegue a todos los centros educativos más alejados del país.
Esta Aula Móvil, que es un carrito que almacena entre 30 y 40 computadoras y que por dentro parece justamente un aula, cuenta con una intranet a la que los equipos están conectados, y en ella los niños desarrollan contenidos de comunicación y matemática, principalmente.
¿La capacitación forma parte de los proyectos?
Por supuesto, es la fórmula. Justamente por eso este año desplegaremos más de 1000 aulas y con ellas daremos capacitación a profesores. Las aulas tendrán presencia en Lima, Cusco, Lambayeque y Apurímac.
¿Y qué resultados han obtenido de éste proyecto?
Excelentes, en todos los niveles, sobre todo en las capacidades de matemáticas y comunicación. Los aplicativos móviles también son nuestro fuerte, precisamente Villaplanet es un programa que forma parte de Aula Móvil, y ayuda a reforzar de manera lúdica los conocimientos en los niños. Es como un viaje intergaláctico para los niños, pero en realidad mientras van jugando, van aprendiendo.
¿Lo desarrollan ustedes?
Sí, pero con el apoyo de las empresas privadas.
¿Qué otros proyectos han tenido el mismo impacto?
Uno relacionado al deporte. Llevamos a una figura del deporte a una zona humilde para que tengan un día de full actividades deportivas con los niños. Estamos convencidos que este tipo de actividades también contribuyen al desarrollo integral del niño, pues con eso ellos aprenden a trabajar en equipo, ganan confianza en sí mismos, desarrollan un espíritu de cuerpo y descubren la importancia ser constantes; valores que deben estar presentes en la infancia de todo niño.
Otro de los programa son aulas hospitalarias, dirigidas a niños con alguna enfermedad crónica, que además tienen a sus familiares lejos y que en muchos casos no pueden estar en contacto con el mundo. Este programa ya tiene 15 años en el Perú y es una propuesta integral porque contamos con maestras que están especializadas y que se encargan de brindar apoyo no solo educativo sino también emocional.

LEA LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE MAYO 2017

DESCARGAR EDICIÓN IMPRESA 02 – 2017