OPINIÓN: EL SEXTO SENTIDO EMPRESARIAL DE LA MUJER EMPRENDEDORA

¿Qué sucede si aplicamos este instinto para emprender una idea de negocio?

El momento en que una mujer decide emprender un negocio, se programa mental y psicológicamente para asumir nuevos retos y proyectos que nos sacan de la zona de confort en la que vivimos, permitiéndonos realizar cosas nuevas que generen crecimiento, y sobre todo, que te generen una realización como mujer.

Por naturaleza, las mujeres somos instintivas, ya sea para cuidar nuestra familia, esposo, hijos o a nosotras mismas. Pero, ¿qué pasa si aplicamos ese instinto para crear empresa o emprender una idea de negocio?, pues ganaríamos más confianza en nosotras mismas, ¿Cómo? Aplicándolo para identificar oportunidades de negocio en mercados ya conocidos o incursionar en nuevos horizontes.

Por: Ana María Bugosen
Gerente General de Cafeladería 4D.
Para revista Ejecutivas – Abril 2017

Este objetivo se logra si realmente tenemos la determinación y nos comprometemos a asumir retos, a cometer errores y a tener triunfos, porque todo eso es lo que construye nuestra propia realidad, como la mujer empresaria y emprendedora que deseas ser.

En estos más de 20 años de experiencia como empresaria y Gerente General de Cafeladería 4D, siempre he buscado la forma de innovar, realizar asociaciones estratégicas, crear la forma de dar a conocer mi producto o servicio y sobre todo retarme a mí misma, rompiendo con algunos patrones convencionales.

Y es que de eso se trata, de buscar aliados que te ayuden a comercializar tus productos y enfocarte en el mercado al que necesitas llegar. Además, debes tener claro que iniciar y poner en marcha una empresa debe venir internamente de un deseo interminable, y mejor aún si dentro de ti está la visión de generar un valor que impacte positivamente en la vida de otras personas.

El éxito que he podido lograr en todo este tiempo, no sólo ha sido por mi pasión por la heladería y los postres, sino también por los pasos guiados por mi padre y mi familia para no perder el norte ni el objetivo al que quería llegar. No son dogmas, pero no está de más tenerlos en cuenta, pues a pesar de ir en distinto rubros y horizontes, todos los negocios tienen puntos de partida comunes:

1. Conocimientos y experiencia para emprender un negocio
El factor más importante para emprender un negocio es tener las ganas y decisión de hacer y arriesgar en todo lo que te hayas propuesto. La experiencia que vayas obteniendo te ayudará a mejorar todas las debilidades que vayas encontrando tu misma en el camino, pero sobre todo, deberás buscar la manera de convertirla en una oportunidad.

2. Tiempo y recursos necesarios
Sé realista, tendrás que cuantificar todos los recursos que poseas y dar lo necesario a este nuevo negocio. Puedes realizar un análisis y balance financiero que no es más que el capital inicial necesario y los gastos imprescindibles que afrontar; de esta manera podrás determinar cuánto tiempo pasará hasta que consigas que la inversión dé resultados.

3. La competencia es muy importante
Analiza la competencia y las iniciativas, productos y servicios ajenos para considerar lo bueno y mejorar en lo malo. Ser cliente antes que empresarios ayuda mucho a conocer el negocio y diferenciar si el producto o servicio contribuirá a conseguir nuevos clientes.

4. Es importante saber escuchar y ser asesorado
La familia y los amigos son la clave para que un negocio sea positivo, en ocasiones por su apoyo (moral y real) no remunerado, en otras por su capacidad para dar ideas y mejorar procesos con la base de la confianza. Los consejos deben ser escuchados y si se puede estar asesorado por un experto, mejor aún, pues finalmente las decisiones son propias.

5. El trabajo y la vida personal, mejor separados
Aunque la realidad muchas veces es distinta, separar físicamente ambos mundos ayuda a mantener las decisiones independientemente de lo que suceda en tu entorno personal, la imagen externa es importante y el profesional debe parecerlo, especialmente en tu trabajo.

6. Los resultados serán a un mediano o largo plazo
Todo negocio que se precie debe tener vocación de continuidad, es por ello que la inversión que se realice no necesariamente será recuperada en un corto plazo, sino a un mediano o largo plazo, donde se la marca se posicione y den mejores resultados.

7. La experta eres tú
Escucha consejos y analiza los criterios ajenos, pero al final haz caso a tu instinto tras tener conocimiento en el negocio que emprendas. La que resiste, cree y persevera finalmente será la que triunfe en todo lo que haga.
Ahora no dudes en usar tu instinto empresarial, el éxito se construye única y exclusivamente si te atreves.

Por: Ana María Bugosen
Gerente General de Cafeladería 4D.