banner ad

LAS TENDENCIAS DE MODA EJECUTIVA EN EL PERÚ DURANTE EL 2012

15 agosto, 20120 Comments
Mantener una presentación impecable, sin descuidar la comodidad de las prendas, es actualmente el objetivo de nuestros ejecutivos, en lo que a moda se refiere. El conservadurismo está quedando atrás para dar paso a tendencias más atrevidas.
Así, en los últimos años se han visto, tanto para hombres como para mujeres, nuevas propuestas en cuanto al diseño y materiales de prendas y accesorios, con el objetivo de lucir un outfit perfecto, hecho justo a la medida. Los colores clásicos son el negro y el blanco; sin embargo, ahora se impone una tendencia más audaz, con tonos intensos y mezclas de texturas.
Imagen personal. Para cualquier ejecutivo, la vestimenta es un elemento esencial que no debe descuidar, pues refuerza o debilita su presencia física. No se trata simplemente del clásico «como te ven, te tratan», sino que, por el cargo que ejercen en la firma, los ejecutivos deben marcar la diferencia en su grupo de trabajo.
«La indumentaria es básica. Puede decirse que la capacidad del profesional es lo más importante, pero tiene que ir acompañada con una buena presentación. El ejecutivo es quien posiciona a su empresa, por lo que debe hacer juego con ella», sostiene Bettina Gómez García, directora de Estudios Ejecutivos de la Universidad del Pacífico, casa de estudios que cuenta con un innovador diplomado sobre gestión de la moda (Global Fashion Management).
Al ser el máximo representante de la compañía, el gerente debe mostrarse elegante y pulcro. No solo para tener una buena relación con sus similares y la competencia, también para hacer crecer su propia marca: existe un sello personal y otro corporativo. «Por sobre todo, eres la carta de presentación de la empresa», añade nuestra entrevistada.
El outfit perfecto. El clásico uniforme parece estar pasando a la historia. Aunque aún existen empresas que apuestan por estas prendas, otras dan más libertad a sus trabajadores. Más aún si se trata de sus altos ejecutivos.
Con una agenda recargada y unas cuantas horas para distribuir múltiples actividades, los principales rostros de la empresa deben sentirse a gusto durante las horas que pasan en su oficina, en reuniones importantes, cócteles de presentación y otros eventos. Así, la elegancia y la comodidad resultan claves para su guardarropa.
«Las palabras asociadas al traje de los ejecutivos son caché y confort. Ellos salen de sus casas a las 8 a.m. y llegan a sus casas a las 11 p.m., con una agenda de 18 reuniones diarias», señala Rocío Lecca, presidenta de la Corporación de la moda Chio Lecca.
La rutina de un alto ejecutivo, sea hombre o mujer, es muy agitada. Por tanto, lo que más valoran al momento de comprar un traje es la comodidad que les pueda brindar. Además, el lujo siempre estará presente en su comportamiento como consumidores. «Ellos tienen que estar siempre con un iPad, un BMW, una buena vestimenta, joyas; en el mundo del business todo eso es muy importante», agrega.
Oferta femenina. La oferta para las mujeres siempre ha sido variada. Desde los famosos palazos en los años 70 hasta los atrevidos vestidos animal print de hoy, el guardarropa de una mujer ejecutiva siempre ha sido variado. Pero ¿qué sugieren los expertos?
«Para las mujeres, construir un guardarropa les resulta muy difícil. Hay que hacer una asesoría de styling previa para saber, de acuerdo al color de piel, qué colores le asientan. También, de acuerdo a la fisonomía, se puede saber qué cortes le quedan mejor. Lo que nunca debe faltar es un vestido entallado; pantalones blanco, negro, marrón y azul; dos camisas (la blanca es clásica); tres chaquetas y un abrigo», recomienda Lecca.
Como bien dicen, la mujer es más versátil a la hora de armar un conjunto. Así, las ejecutivas van más allá de las tendencias, más allá de lo in.
«Buscamos exclusividad, calidad, diseños de volumen, formas y comodidad, con telas y acabados finos. La mujer de hoy busca más el pantalón que la falda, blusas con volumen y diseño en vez de las clásicas con colores planos. Somos más divertidas que los hombres», manifiesta Olga Estremadoyro, gerente Comercial de Primatex, empresa que maneja la marca John Holden Woman.
¿Y el sastre? El sastre está quedando en el olvido. Esa figura, copiada del portafolio masculino, puede haber sido indispensable, pero hoy existen más y diferentes propuestas. «La mujer no siente que el típico sastre le permite tener una imagen moderna. La variedad de modelos que existen en el mercado puede ser manejada dentro y fuera de la oficina», añade Estremadoyro.
Características masculinas. Por su parte, los hombres la han tenido más difícil. Su atuendo ejecutivo enfrenta un gran reto: parecer diferente todos los días, pese a llevar siempre un traje similar. ¿Cómo se puede lograr esto? Los elementos que deberían distinguir un conjunto del otro, señalan los críticos de la moda, son principalmente la camisa y la corbata. Se recomienda añadir objetos elegantes como un buen reloj o unos gemelos.
«Hoy, los ejecutivos han dejado lo clásico para asumir las tendencias de vanguardia, con un corte más cómodo, sin perder la elegancia. La economía peruana ha generado un nuevo comportamiento en el vestir y hay un mejor acceso a las modas europeas. Lo que buscan los profesionales peruanos es probarse una prenda y no tener que hacerles entalles», sostiene Luis Zevallos, gerente Comercial de Samitex, que maneja la marca John Holden del portafolio masculino.
Como bien nos dice nuestro entrevistado, el alto ejecutivo de hoy prefiere las prendas «hechas a medida». No están siempre al acecho de los clásicos ternos y se abren a las nuevas propuestas.
«Ahora los ejecutivos son más arriesgados al vestir. Las camisas ya no son tan rayadas; el puño y cuello blanco, que antes no se veía en un ejecutivo de 40 ó 50 años, ya es una realidad. Se utilizan tejidos planos, en una camisa y un pantalón 100% de algodón. El consumidor ya conoce el traje 100% de lana, que se puede usar en verano», afirma Zevallos.
Nueva temporada. Para la temporada otoño-invierno, la industria presentará una tendencia que apostará por la paleta del azul, el plata, el marrón y el clásico negro, tanto para el portafolio femenino como masculino.
«Trajes de dos bolsillos, de lana y mezclas de fibras como sedas o casimir, pantalones de lana, blazers, chompas o cardigans, siempre con un corte sentador, que ayude a definir la figura, y calzado en mocasín o pasadores, para los varones. La tendencia para la ejecutiva se centrará en prendas de colores vivos, pantalones entallados y faldas entubadas, vestidos y blusas con cortes asimétricos, zapatos altos complementados con bolsos y cinturones de diferentes texturas, colores y materiales», indica por su parte Marco Murgía, administrador de Versace Collection en  el Perú.
Casual friday. Esta tendencia se inició en Estados Unidos en los años 50 del siglo pasado. Dos décadas después se impuso como un evento semanal en casi todas las empresas norteamericanas, mediante una campaña de los grandes productores textiles. Luego se extendió por todo el mundo, con el crecimiento de la generación digital.
Aunque depende mucho de cada empresa, el casual friday es una forma de llevar ropa informal y a la vez elegante. Sin importar el atuendo, todo seguirá como siempre en la empresa. Solo es una alternativa de escape a la formalidad de la semana, un día de relajamiento de las restricciones en las vestimentas propias del ambiente laboral.
«Hoy puedes combinar la vanguardia con lo clásico, quizás para el último día de la semana o el mismo weekend. Nuestra marca lanzará una colección que apunta a romper el esquema cuadriculado, apostando por algo más casual. Pensamos en el fin de semana del ejecutivo, queremos que se amolde a la versatilidad del mundo. Estamos llevando un look más deportivo, con tendencias urbanas», indica Luis Zevallos, reforzando su intención de posicionarse también entre los ejecutivos jóvenes.
El complemento ideal. Para dar el toque final al atuendo, es importante el cuidado personal, que abarca desde una crema para la piel hasta una finísima fragancia. El mercado de los cosméticos, así, se convierte en socio de los textiles, al momento de «vestir» al ejecutivo.
Según reveló un estudio de Kantar Worldpanel, este mercado creció 15% en 2011, con respecto a 2010. Las categorías que presentan un mayor crecimiento son las fragancias y las cremas corporales, con 10% cada una, tanto para el segmento femenino como masculino.
El gerente general de Unique, Javier Rusca, manifiesta que el consumo de cosméticos per cápita anual en 2011 fue de US$ 60, cifra que se reduce hasta US$ 15 en el caso del portafolio masculino, por lo que «ahí hay todavía mucho camino por recorrer».
«Tenemos un catálogo especial para hombres, segmento que al cierre de 2011 aumentó cuatro puntos porcentuales en participación. Evidentemente, lo que más compra el segmento masculino son fragancias, productos para el cuidado personal (incluidas aquellas cremas para después de afeitar) y cremas para tratamiento facial. Siempre todo dentro de la línea platinum», subraya Rusca, quien estima que el mercado de cosméticos para hombres crecerá un 30% este año, alcanzando el per cápita los US$ 20.
Nuevos productos. La empresa Unique, que es líder en su rubro, presentará 20 nuevos productos,  cinco de los cuales irán a su portafolio masculino. Ahora los ejecutivos hombres se han vuelto más exquisitos en cuanto a su apariencia.
Y ni qué decir de las féminas ejecutivas. Ellas, siempre pendientes de la moda y fanáticas del cuidado personal, son las principales consumidoras de cosméticos.
«La ejecutiva tiene que mostrar una imagen impecable, de pies a cabeza, porque desde que ingresa a una reunión está mostrando la cultura de su empresa. Tienen que verse bien integralmente, tanto en el tema de la vestimenta como en su cuidado personal», sostiene Cinzia Brambilla, brand manager de Fragancia de Unique. (Por: Eva Cruz – Business Perú)

Filed in: EJECUTIVASMODA EJECUTIVA
Tagged with:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Back to Top