DRA. CAMPODÓNICO:: “HAY UN USO DESMEDIDO DE LA PASTILLA DEL DIA SIGUIENTE”

El embarazo no deseado es un problema de salud pública, sobretodo en población adolescente. Se calcula que alrededor de 3-7% de mujeres entre los 15 y 17 años quedan embarazadas. Sin embargo, sólo un 27% de esta población utiliza algún método anticonceptivo hormonal y de estos se encuentra a la cabeza, la píldora. 

A pesar que las tasas de eficacia de los anticonceptivos orales es alta; la falla del método en adolescentes se encuentra en rangos del 5 al 25%, se cree que por la dificultad en cuanto a la adherencia al régimen diario (por ejemplo los olvido de tomarlos).
Los anticonceptivos orales participan aproximadamente con el 46% del mercado mundial, Los inyectables con el 28% y las pastillas de emergencia o del día siguiente con el 25%, los parches y anillos con el 1%. El 25% Es un porcentaje altísimo teniendo en cuenta que no es un método anticonceptivo, solo debería usarse en casos excepcionales y está creciendo su consumo cada vez más respecto a los años anteriores.

ARTICULO ELABORADO POR: Dra. Lorena Campodónico Olcese Ginecóloga – Obstetra de la Clínica Santa Isabel

La anticoncepción de emergencia ofrece una segunda oportunidad de prevención de un embarazo no deseado en alguna eventual relación sexual sin protección o ante falla del método anticonceptivo, como la ruptura de un preservativo (usado por 23% de población adolescente y cuya tasa de falla es del 17%)

La anticoncepción de emergencia, introducida como tal en 1998 estableciendo el uso de Levonorgestrel 0.75mg en dos dosis separadas por 12 horas, aceptada por la FDA con la recomendación de uso en las primeras 72 horas post coito; pero se describe su efectividad hasta 120 horas. En 2009 FDA acepta su uso como monodosis. Existen otros métodos como el dispositivo intrauterino y el acetato de Ulipristal que aún no se encuentra en nuestro mercado.

Las estadísticas confirman que la píldora de emergencia es usada en aproximadamente 45% por menores de 25 años. La problemática principal es educación, comprender que se trata de un anticonceptivo de emergencia y no de un método habitual.

En estudios ulteriores a los que reportaron la eficacia de 85% de esta píldora; se ha observado que existen tasas de éxito por debajo de 47% y si se usa reiteradamente su eficacia disminuye claramente, fuera de los efectos secundarios que puede presentar como desórdenes menstruales, nauseas, cefalea, entre otros. (Effect on pregnancy rates of the delay in the administration of levonorgestrel for emergency contraception: a combined analysis of four WHO trials. Contraception 2011; 84:35–39.)

Finalmente luego de educar a la población sobre la existencia y forma de uso de la anticoncepción de emergencia, sobre todo a los adolecentes, queda la consigna de mejorar el acceso a la misma.

“Según la Sociedad Peruana de Contracepción, las jóvenes consumen este anticonceptivo cada 15 o 39 días después de una relación sexual, ´sin tomar en cuenta los riesgos”.